martes, 17 de junio de 2014

La diosa Eos (Aurora)

Eos es la diosa de la aurora, hija del dios del fuego astral “Hiperión” y de la diosa de la vista “Tea”, es una descendiente de titanes.
Eos es la diosa de los “sonrosados dedos”, hermana de Helios (Sol) y Selene (Luna) que salía de su hogar al borde del océano que rodeaba el mundo para anunciar al sol, su hermano, para lo que no dudaba en abrir las puertas del infierno subida a un carro tirado por caballos todas las mañanas.
Apolo y Aurora, de Gérard de Lairesse. 1671.
Es una diosa que se representa melancólica y bella. Según la Ilíada de Homero tiene una toga de color azafrán bordada de flores, una corona, largas alas con plumas blancas, brazos dorados y dedos sonrosados. Eos era representada en vasijas áticas.
Eos es considerada como el origen de todas las estrellas y planetas. Sus lágrimas son personificadas por Herse en el rocío en las mañanas.
Según Hesíodo, Eos “brilla sobre todos los que están en la tierra y sobre los inmortales dioses que viven en el ancho del cielo”.
La diosa era tan bella, que tuvo muchos amores, tanto titanes como hombres bellos mortales.
Con Astreo fue madre de los cuatro vientos: Bóreas, Céfiro, Euro y Noto, así como de los planetas y Eósforo, el lucero del alba.
Secuestró a Ganimedes, Céfalo, Clito y Titono para que fueran sus amantes y Afrodita padeció por culpa de ella porque la encontró en la cama con Ares. Pero la bella diosa no fue correspondida por el titán Orión, por el que sentía mucha pasión.
De los amantes que tuvo, Titono fue el más cercano y fiel. Cuando Zeus le robó a Ganimedes para que fuese su copero, Eos le pidió que hiciese inmortal a Titono, pero olvidó pedir la eterna juventud. Titono vivió por tanto para siempre pero se hizo más y más anciano, convirtiéndose finalmente en un grillo.
L'Aurore et Céphale (1733) por François Boucher
Según Hesíodo, Titono y Eos tuvieron dos hijos, Memnón y Ematión. Memnón luchó junto a los troyanos en la Guerra de Troya y fue muerto. Su imagen con Memnón muerto sobre sus rodillas, como Tetis con Aquiles e Isis con Osiris, fue el icono que inspiró la Pietà cristiana.
El rapto de Céfalo tenía un atractivo especial para el público ateniense debido a que éste era un muchacho de la ciudad, por lo que este elemento mítico apareció frecuentemente en las vasijas pintadas áticas y fue exportado con ellas. En los mitos literarios Eos raptó a Céfalo cuando éste estaba cazando y lo llevó a Siria. Pausanias fue informado de que la secuestradora de Céfalo fue Hemera, la diosa del día. Aunque Céfalo ya
estaba casado con Procris, Eos tuvo tres hijos con él, incluidos Faetonte y Héspero. Pero entonces Céfalo empezó a añorar a su esposa, provocando que una contrariada Eos lo devolviese con ella y lo maldijese. En el relato de Higino se cuenta que Céfalo mató accidentalmente a Procris algún tiempo después al confundirla con un animal mientras cazaba; en Las metamorfosis de Ovidio, Procris, celosa, estaba espiándolo y le oyó cantar al viento, Aura, pero creyó que era una serenata a su antigua amante Aurora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada