jueves, 21 de mayo de 2015

Cartago, República que nos deja un legado histórico y cultural

Cartago, aquella civilización olvidada en la historia, descendiente de los mismísimos fenicios.
Desde su fundación Qart Hadašt fue un gran enclave comercial , la leyenda cuenta que esta ciudad fue fundada por la reina Dido en el Siglo IX a.C, aunque tras la decadencia de esta, Cartago se convirtió en una civilización republicana; contaba con una gran organización tanto comercial (debido a que conectaba todos los territorios y gran parte de las rutas comerciales del mediterráneo) como política (se desarrolló un consejo de sabios el cual tomaba las decisiones políticas, tanto de política interior como exterior, tal es así que el consejo de sabios aprobó el ataque y el inicio de la Segunda Guerra Púnica).

La ciudad de Cartago fue durante un gran periodo de tiempo la ciudad más importante del mediterráneo, hacía sombra a la mismísima Roma. Esta contaba con sistemas de alcantarillado, baños públicos y gran cantidad de calzadas. En el periodo de máximo apogeo de la civilización cartaginesa contó con más de 450.000 habitantes, aunque esto fue olvidado tras la destrucción de la ciudad en la Tercera Guerra Púnica.

Busto de Aníbal Barca
Quizá la civilización Cartaginesa será recordada por un nombre propio, Aníbal Barca de la casa de los Bárcidas, General púnico que puso en jaque a toda la Península Itálica, el cual con un ejército profesional de mercenarios estuvo a las puertas de Roma, y derrotó en numerosas ocasiones a las legiones romanas, como en la batalla del lago Trasimeno,  la batalla del Trebia, o la mismísima Cannas , la cual estaría en la memoria de los romanos durante siglos.

En la Península Ibérica  tenemos un gran legado cartaginés ya que establecieron una gran cantidad de bases que en un principio serian comerciales haciendo honor a la tradición de sus hermanos Fenicios y Griegos (los cuales fundaron ciudades como Gadir , la actual Cádiz o Ampurias, ciudad estado griega la cual sería un gran centro tanto cultural como comercial).

Respecto a estas ciudades, la más importante sin duda fue Cartago Nova o la nueva Cartago, esta fue un gran centro político y económico de poder cartaginés en la Península Ibérica.
Si hay algo admirable de Cartago es el respeto a las poblaciones ibéricas, ya que al contrario que roma, estos firmaron tratos con las diferentes tribus para no crear conflictos militares innecesarios.

Respecto al fin de Cartago, esta sucumbió tras tres grandes guerras contra la República romana, esta en la primera Guerra Púnica venció al padre de Aníbal, Almilcar Barca y Cartago perdió Sicilia, Córcega y más tarde tuvo que ceder Cerdeña a los romanos, tras esto, Cartago dirigió su mirada hacia Hispania donde había gran cantidad de metales y riquezas, con el objetivo de reconstruir una flota comercial y de pagar los tributos impuestos por roma.

La Segunda guerra Púnica puso en jaque a la República romana. Aníbal derrotó sucesivamente a las legiones romanas y finalmente, tras la conquista por parte de Escipión de la Península Ibérica y el desembarco de este en África, el consejo de sabios decidió la retirada de Aníbal de Italia, este fue derrotado en la batalla de Zama por Escipión.

Por último, la Tercera Guerra Púnica, la cual fue el fin de Cartago como civilización, fue provocada por Roma para acabar con la hegemonía comercial de Cartago en el mediterráneo, ya que estos exigían la destrucción del puerto, y tras la negación de Cartago , la ciudad fue asediada durante tres años y finalmente cayó.

Cartago, civilización de valientes, adelantada a su tiempo, todo un ejemplo de que la historia nos da gran cantidad de sorpresas.

Ruinas de Cartago

Artículo escrito por @thejavy360YT para Yo Elijo Latín

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada