martes, 22 de marzo de 2016

De Harry Potter al estilo grecolatino

Harry Potter es una serie de novelas de tipo fantástico escrita por la autora británica J.K Rowling. Su fecha de publicación nos traslada al año 1997 y podemos decir ampliamente que se ha convertido en una de las sagas más conocidas a día de hoy e incluso ha sido trasladada a la gran pantalla. Tal es su éxito que ha sido traducida a más de 65 idiomas, incluidos el latín y el griego antiguo, convirtiéndose también en la serie de libros más vendida de la historia.

Hablamos de la historia de un niño huérfano cuyos padres fueron asesinados por el malvado Lord Voldemort. Harry, con ayuda de sus amigos y la escuela de magia Hogwarts, intentará destruir al villano y, junto a él descubriremos un maravilloso mundo de fantasía y aventuras a lo largo de las lecturas.

Lo que no todos saben es que J.K Rowling realizó un minucioso trabajo de investigación para la creación de sus libros. Encontramos referencias a animales fantásticos mitológicos, algunos incluso creados por ella, leyendas populares trasladadas a la literatura no sólo de Inglaterra sino también de otros países, referencias a la Edad Media y demás curiosidades. Nos interesa destacar en este caso la cantidad de referencias al mundo grecolatino que podemos hallar en sus libros, ya no únicamente en el ámbito mitológico sino también en términos empleados en hechizos y conjuros.

J.K Rowling ha empleado en su novela animales como el Basilisco o el Cancerbero. Dichos animales, en su mayoría híbridos, están directamente extraídos de la mitología antigua.
Los hechizos pueden resultar algo difíciles de comprender para aquel que no conozca la etimología grecolatina. Explicaremos algunos:

− Expecto patronum: Del verbo latino expecto y el sustantivo patronus. Literalmente podríamos traducirlo como espero a un guardián. Este hechizo es usado para ahuyentar a los Dementores.
− Expelliarmus: Un compuesto del verbo expello y el sustantivo arma. Al español se traduciría como expulsar el arma. Dicho hechizo se utilizaría para desarmar a un oponente.
− Imperio: Del verbo latino impero, que significa mandar o dar una orden.
− Oppugno: Del verbo latino oppugnare, que significa atacar. Literalmente se traduciría por ataco.

Como podemos ver estos son solo unos de los tantos ejemplos que podríamos extraer de la saga de Harry Potter.

A comienzos de este 2016 tuvimos una grata noticia al conocer que nuestra autora sacará a la venta un nuevo libro de Harry Potter así como nuevos formatos y ediciones de  Animales fantásticos y dónde encontrarlos, Los cuentos de Beedly el Bardo y Quidditch a través de los tiempos. Esperamos ansiosos la llegada del nuevo libro y estas nuevas ediciones ya que nos traerán grandes novedades.

Por tanto, una vez más encontramos la perduración del mundo clásico en la actualidad y cómo se utiliza a modo de recurso para la creación de obras ejemplares así como en el mundo cinematográfico. 


Este artículo ha sido realizado por Ana Belén García (@anabgarcia20 en Twitter)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada